¡Qué Papa, papá!

22 03 2013

Estuve siguiendo el día a día las elecciones papales.
¿Qué loco no? Todo un país, todo un planeta quizás, viendo de qué color es el humo que sale de una chimenea, mientras puertas adentro Don Bergoglio hacía su primer asado para los cardenales.
Ahora, digo yo, ¿no es tiempo ya, de que avisen si hay nuevo Papa por Twitter u otro medio de comunicación masivo? Algo así por ejemplo: @VaticanoOfficial said: “It’s Bergoglio!” #habemuspapam #papalelection
Estamos en la era informática y ellos siguen avisando como indios, con señales de humo. Porque si al menos te aparecieran figuras hechas con humo, corte:
El dedo pulgar arriba para decir que hay papa.
El dedo del medio para avisar que no hay papa por culpa de un salame que votó en contra.
Dos dedos en V para informar no sólo que hay un papa, sino que además, es peronista.
El pulgar y el meñique para señalar que el papa es rockero.
Toda la palma en posición horizontal para avisar que God is a DJ. Leer el resto de esta entrada »





¡¡Cucarachas!! Criaturita de Dios…

2 10 2007

-¡Mirá que hoy te toca cocinar a vos! -dijo ella desde el comedor agitando su dedo índice en el aire cual político en discurso.
-Ya sé -contesté enojado agitando mi dedo mayor cual taxista insultado en panamericana.
Saqué el pollo del freezer, abrí el cajón de los cuchillos y allí la vi, con ojos colorados y amenazantes: una cucaracha entre mis cubiertos.
Indignado grité:
-¡¡Bicho de mierda!!.
-Es un pollo, gordi -acotó Cristina desde el comedor.
-Pero no tiene pico, para mi es una cucaracha, pero bueno…
La guardé en una cajita para consultarlo al otro día con el fumigador.
A la mañana siguiente, suena el timbre y yo imprudentemente abrí la puerta sin mirar por la mirilla para ver quien era. Grata fué mi sorpresa de ver “al fumigador”, un hombre de metro setenta, vestido como miembro del equipo Swat para revisar cartas con Ántrax, con su caja de herramientas en mano.
Suspirando le mostré mi cajita con el bicho dentro y le pregunté:
-¿Es una cucaracha o un pollo?.
-Eso es una cucaracha. Deme más crédito, soy un profesional -respondió enfadado e intrigado, con los ojos desorbitados.
-Ahhh, viste chuchi -me dirigí a Cristina, quien movía su cabeza para adelante y atrás como diciendo “si si, pero no me molestes que estoy viendo una película en la tele”.
Hice pasar al fumigador y noté que se trataba de un profesional al ver que sacó su lupa y empezó a seguir el rastro de los zócalos del comedor y, apoyando la nariz en ciertos agujeros de la pared, aspirando fuertemente, oliendo todo. Eso si, dudé un poco cuando puso su lupa en los pechos de Cris mientras le olfateaba el cuello pervertidamente.
-Por acá -le dije señalando la cocina.
-¿Ah? ¿Qué? ¡Ah! ¡Claro! -me dijo un poco excitado.
Ya en la cocina se metió bajo la pileta de lavar y, mientras yo miraba asombrado su fin de espalda asomando por su pantalón sin cinturón, empezó a silbar una melodía conocida… Al rato, arrancó: -La cucara-chá, la cucara-chá, yaaaaa no puede caminar…
Luego se repuso, se puso de pié con un brazo en la cintura y otra en el mentón, y me dijo: Leer el resto de esta entrada »